La catarsis colombiana, lo mexicanísimo de la soledad y el cinismo de la FIFA

Colombia vs. Brasil y México vs. Holanda un par de partidos por demás trágicos para ambos países en la copa del mundo por el señor árbitro, en donde al primero le guardo un gran cariño por cuestiones de mi vida tanto profesional como personal, y al segundo por ser el país en donde yo nací, he crecido y me he desarrollado profesionalmente. 

Colombia y México tienen muchísimas cosas en común aparte de ver una sarta de parejas casadas entre sí (entiéndase padre colombiano, madre mexicana o padre mexicano, madre colombiana), tienen un arraigo muy fuerte a su cultura, a sus raíces. Ambos países han sufrido lo que es estar lidiando con el narcotráfico y la inseguridad en cantidades estratosféricas y fuera de si. Dos capos buscados por la DEA, la CIA y el FBI en sus épocas (Pablo Escobar por parte de Colombia y Joaquín Guzmán Loera “El Chapo Guzmán” por el sector mexicano). 

Sin embargo lo que se presenció por parte de Colombia el día de ayer fue haber sido víctima de la impunidad y de la corrupción por parte de la FIFA en el partido de cuartos de final contra Brasil; el caso mexicano es algo más simple que el “no era penal” nos enfrentamos a nuestra propia realidad mencionada en la obra literaria de Octavio Paz “El Laberinto de la Soledad”, citado por Juan Villoro en su columna del Periódico Reforma hace unos días, en donde tenemos de cerca el demostrar el “si se puede”, pero al momento de aparecer nuestro verdadero “yo” a través del descubrimiento de nuestras máscaras en donde impera la inseguridad, nos espantamos y sucedió lo que inevitablemente iba a pasar “perder la posibilidad de pasar a cuartos de final”

El caso de Colombia es un caso por demás distinto. Un país oprimido por su propio sistema jurídico y burocrático. Un país que anhela que el proceso de paz propuesto por su actual presidente Juan Manuel Santos, rinda sus frutos y por fin respiren un verdadero Estado de paz, un país que se ilusiona con mucha facilidad, un país que realmente quiere las cosas y trascender.

Lo visto en la copa del mundo bien lo dijo un comentarista mexicano “esta es una generación nueva mejor que la de Higuita y Valderrama; es una generación que sueña, que se ilusiona y tiene realmente ganas de seguir adelante” Lo que vimos estos días, fue la ilusión, las ganas y la determinación por llegar a semifinales y llegar lejos y realmente trascender.

Pero no contaban con la presencia de FIFA, no contaban con la corrupción e impunidad de la FIFA y de paso su cinismo. Infortunadamente Colombia cayó en la desesperación e hizo faltas producto de esa misma desesperación el ejemplo perfecto: la falta de Zúñiga sobre Neymar. 

Sin embargo eso no es justificativo para decir que Brasil jugó bien o cosas por el estilo, estamos confirmando que a pesar que ha sido un buen mundial de grandes goles y extraordinarios porteros, ha sido un mundial en donde ha imperado el cinismo de la FIFA; otro ejemplo perfecto la sarta de faltas que le hacían a México en todos los partidos, penales que no nos marcaban, goles anulados cuando no debían ser anulados y un penal inexistente que nos costó el pase a cuartos de final. 

No obstante en el caso mexicano, supieron ilusionarnos, supieron darnos esperanza, pero cuando teníamos todo en la bolsa, no sólo nos confiamos, nos enfrentamos a nuestros propios miedos y complejos, nos enfrentamos a nuestra propia inseguridad, a nuestro propio laberinto de la soledad porque a diferencia de Colombia, nosotros tuvimos muchas oportunidades para sentenciar el partido y no lo hicimos. 

Ahora bien y manteniendo el mismo análisis se concluye de igual manera que la FIFA está haciendo con nosotros lo que se le da su propio antojo y lo peor del caso, es que lo permitimos. Infortunadamente no podemos hablar de la FIFA como un organismo puro y pleno, la FIFA está haciendo actos peores que los que ha hecho Colombia y México con su inseguridad y su narcotráfico así como el cinismo e impunidad de sus funcionarios públicos y políticos, la FIFA está haciendo algo peor y ruin: enriquecer las bolsas de sus servidores y políticos a través del sentimiento y amor que mucha gente le tenemos al fútbol y eso definitivamente es peor que vivir en un país en donde se está lidiando con un proceso de paz (Colombia) y peor que vivir en un país con diversos Estados que viven en un Estado de sitio (México). 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: